El fundador

Él era único. Un hombre que desafió el pensamiento actual. Un hombre que cuestionó el estatus quo. Desde el primer 350GT construido, la historia de Lamborghini ha sido la historia del enfoque intransigente de un hombre con su trabajo y su vida. Ferruccio Lamborghini nació el 28 de Abril de 1916 en una granja en la región rural de Renazzo di Cento cerca de Módena.

A una edad temprana, ya tenía un interés ferviente en todos los objetos mecánicos que continuó en su educación donde siguió y se graduó en una carrera de ingeniería de la universidad técnica de Bolonia. Durante la segunda guerra mundial fue destinado a la isla griega de Rhodas como tripulante de tierra de la fuerza aérea.

1946: Comienzo como emprendedor.

Después de su liberación del cautiverio británico como prisionero de guerra en 1946, Ferruccio Lamborghini abrió una tienda cerca de su ciudad natal donde montaba vehículos parecidos a tractores a partir de vehículos ex militares.

Durante la post Guerra, Italia sufrió una gran falta de maquinaria industrial. Es en este momento cuando se dedica a su nuevo negocio con ambición, gran fuerza de voluntad y mucha energía de esta manera una compañía que producía tractores  con motores diesel de 3 y 4 cilindros, surge en 1949. Se trataba de construcciones modulares con numerosos componentes intercambiables. Y en 1954, se añadió un motor con inyección directa.

La compañía Lamborghini Tractori SpA se trasladó a una nueva planta, fabricando 400 vehículos por mes haciendo, llegando a ser el mayor productor de maquinaria agrícola de Italia a finales de los sesenta.

1960: Las experiencias del hombre que se hizo a sí mismo, un rápido ascenso.

Después de un viaje a los Estados Unidos, Ferruccio Lamborghini amplió su negocio en 1960 expandiéndose hacia la calefacción y el aire acondicionado. Estableció una nueva compañía, Bruciatori SpA, responsable de la producción de las unidades de calor y de aire acondicionado para uso privado e industrial. Esta segunda compañía también prosperó.

Con los beneficios de ambos negocios, Lamborghini intentó realizar el suelo de fabricar helicópteros. El gobierno denegó su proyecto entonces.

En 1962, Ferruccio Lamborghini tenía 46 años. Un hombre que se hizo a sí mismo, había ascendido hasta llegar a ser uno de los emprendedores más ricos de Italia. Este fuerte y energético hombre todavía tenía los pies firmemente en el suelo. Sus compañeros de viaje y empleados valoraban su inteligencia y sinceridad, alegre y a veces de naturaleza rural.

Una pasión por los coches rápidos.

Lamborghini disfrutó de su éxito y de las cosas buenas de la vida: Buena comida, buenos vinos y coches rápidos. En 1948, él ya había construido un coche deportivo abierto con la base de un Fiat Topolino y participó con este coche en la carrera Mille Miglia  que era extremadamente popular en Italia por aquel tiempo. Sin embargo la carrera para el coche número 427 terminó después de recorrer 600 millas, de la misma manera en que Lamborghini informó, “en un bar al que entré con el coche a través de la pared”.

Ferruccio Lamborghini posee una importante colección de Jaguars, Mercedes, Ferrari y Maseratis, pero ningún coche lo satisface completamente. En un caso, el lujo es insuficiente para él y en otro caso, la ventilación es demasiado débil o la calidad inferior o el ruido de la transmisión parece ser demasiado fuerte para él. Lamborghini no está contento incluso con el trabajo artesanal de su nuevo Ferrari 250GT. Como resultado, solicita una reunión con Enzo Ferrari en las inmediaciones de Maranello, pero es rechazado.

Sus ingenieros desmontarán el GT en piezas  y se darán cuenta de que muchas de las partes utilizadas son elementos estándar. Lamborghini piensa que él podría construir un coche deportivo mucho mejor por sí mismo y se da cuenta de que si pudiese prescindir de su caro motor deportivo, incluso podría abrir un beneficioso y nuevo segmento de negocio.

1963: La marca de coches deportivos Lamborghini se establece.

En q963, Ferruccio Lamborghini estableció su propia compañía de motores de automóviles, Automobili Ferruccio Lamborghini S.p.A., en Sant’Agata Bolognese- una localización cuidadosamente seleccionada en la pequeña localidad entre Módena y Bolonia. La ultra-moderna planta en la pradera con un área de 50,000 m2 tenía mucho lugar para crecer y una localización donde las fábricas de tractores y calefacción no estaban demasiado lejos. Fue cuidadosamente seleccionada porque también estaba en medio de la “Terra di Motori”, tierra del motor, hogar de las fábricas de Ferrari, Maserati o Ducati, y ahora  Lamborghini también.

Aunque existía una fuerza altamente cualificada de trabajadores  de la industria de los coches deportivos, el nivel salarial era bajo porque la región era estructuralmente débil. Lamborghini ofreció al gobierno municipal una garantía de empelo para sus trabajadores y a cambio recibió un préstamo a largo plazo sin intereses. El impaciente jefe ejerció una presión considerable durante el levantamiento de la fábrica y tras un año, esta estuvo completa.

El agresivo toro en el escudo de armas corporativo ya decoraba el primer coche deportivo Lamborghini. El jefe de la empresa, él mismo, nacido bajo el signo del zodíaco Tauro, amaba este símbolo- vio en él una expresión de su carácter insistente y a veces impetuoso.

1972/73: Lamborghini se retira.

El éxito de los sesenta fue seguí de la crisis de los setenta, desencadenada por una coyuntura económica, huelgas e intensas regulaciones en el mercado Estadounidense.

Una gran transacción de tractores que había acordado con el gobierno Bolivariano falló en el último momento en 1972. Para apoyar a su compañía de maquinaria agrícola, Ferruccio Lamborghini vendió el 51% de sus acciones en la compañía de motores de coche al suizo Georges Henri Rossetti.

Un año más tarde vendió el 49% restante a René Leimer, un colega de Rossetti.  Aproximadamente al mismo tiempo perdía confianza en el negocio de tractores y lo vendió al grupo competidor Same group, que continúa dirigiéndolo hasta hoy bajo el antiguo nombre de la marca.

Lamborghini solo conservó el segmento de la calefacción así como una compañía de reciente formación Oleodinámica que producía válvulas hidráulicas- determinó a su hijo Tonino, como director de la compañía.

En 1971, el patriarca se jubiló en un estado de 32 hectáreas llamado La Fiorita. Llevó la vida de un próspero fabricante de vino en Panicarola/Umbria cerca del lago Trasimenic y fundó un pequeño museo privado.

Ferruccio Lamborghini, quien toda su vida se había sentido bien arremangándose de mangas, volvió a sus raíces. Plantó uvas para embotellar vinos tradicionales que incluían Sangiovese, Gamay, Ciliegiolo, Merlot y  Cabernet Sauvignon. Su vino tinto salió al mercado como “Colli di Trasimeno”. Rápidamente adquirió el nombre coloquial de “Sangue Di Miura”, sangre de Miura. Los vinos de Lamborghini recibieron muchos premios. Están bien considerados en el segmento de alta calidad internacional debido a su excepcional calidad.

Ferruccio Lamborghini que fue premiado con el título “Commendatore” y nombrado caballero con el nombre de “Cavaliere Del lavoro” (caballero del trabajo) murió de un ataque al corazón el 20 de Febrero de 1993. Fue incinerado en Renazzo, su ciudad natal.